lunes, 13 de diciembre de 2010

SUEÑO


Cuando no lo esperaba
descubrí mi sueño en tu sueño
y pedí que no despertaras
para perderme en las olas
que volaban en tu mar.
Sumergido en el fragante delirio
con los ojos abiertos
posados en tu ojo
que miraba la noche,
sentí que mi vida
se plegaba en tu vida
con la misma luna llena
desde el planeta cercano
donde despertaste conmigo
sólo conmigo.

martes, 4 de mayo de 2010

ALQUIMIA


I

Ni nublados tatuajes caducos
o alucinantes hierbas
para prolongar el éxtasis
ni sarmientos enganchados
a cualquier precio
o inútiles ruegos al vacío
ni carabelas en lontananza
trayendo improbables conquistadores
con flores marchitas
y palabras sucias
impedirán que cruces
el Estigia
llevándote los juicios
y prejuicios
y amores
y desamores
pero tu odio hundirá tu barca.

II

Pequeña muerte
ojos cayendo redondos
jactándose por los engendros
dejando en escena lúbricos desperdicios
besos estampados
desconocidos tantras
de famélicos derviches.
Maligna alquimia
nacida de dulces piernas
atrayendo al semicírculo
la críptica respuesta
de la suave noche
de obsidiana soberbia.

III

Permanente vía hacia la nada
sin historia contada o por contar
sin jáquima que te lleve
al final del camino
sufriendo los embates
del tiempo y la distancia
desconcertado y desconsolado
por el archivo perenne
y el presente rabioso.
Pero entrarás al camino
de vuelta al eterno círculo
de la eterna noche
sin estrellas ni puertos
cuando descubras
que la rueda gira
y te obliga
a encender y encenderte
y habrás aprendido
en el resumen
en la verdadera vida
sin la verdadera muerte.

miércoles, 24 de marzo de 2010

INTERMITENTE




Mi tiempo de árbol
transcurre entre luces y sombras
sin tu vida en mi vida
sin tu mar en mi océano
mi otoño de árbol
ve pasar las estaciones
sin cruzarse con tus hojas
de primavera exultante
y de no poder seguirte
los pasos
me duelen las raíces.

jueves, 10 de diciembre de 2009

METALES


Ojalá los metales hablaran
de los dolores de parto
en el oscuro alumbramiento
desde las entrañas de la tierra
y del calor y color
del proceso de vida mineral
y de las semillas tras el arado
y del hombre que transforma
y extiende sus brazos telescópicos
multiplicando su fuerza
su resistencia
su dúctil sensibilidad.
Metales ciegos
moldeados por las trascendentes manos
del logos creador
artesano del bien y del mal
punta de flecha
apuntada al infinito
canto de futuro encantado
en su camino de vuelta
hacia la fuente
donde al final
acaban todos los caminos.

domingo, 1 de noviembre de 2009

LA BATALLA



(A mi hija Paulina)

Eres mi pequeño espejo de agua
en el cual se refleja mi alma.
Tu llamado es el escudo
que multiplica mi fuerza
y escuchar tu voz
me trae de vuelta
al incierto paraíso.

Camino en senda dormida
con andar vacilante.
La lluvia golpea incesante
atravesando mi caparazón
de coleóptero insomne.
No tengo más armas
para desbrozar la selva,
mis herramientas se desgastan
y vislumbro que no hay recambio.
La luz que a lo lejos
va llevando a los que ya partieron
atraviesa mis sienes
y siento la presencia
de mi amiga - enemiga
que murmura sus conjuros
en un idioma que no descifro.

¡Detén tu hoz!
¡Todavía tengo en las manos
las flores cosechadas
y en mi baúl caben aún miles de sueños
por los que mi despertar es necesario!

Pero a veces,
Casi sin sentirlo
su frío aliento
sopla sobre mi cuello
murmurando su admonición
que nubla mi triunfo.

Entonces, escucho tu llamado
y se abre tu mundo espejo
que trae el reflejo de mi alma
y tu vida le da luz a mi vida
y la hoz se aleja…

Mi amiga – enemiga
sonríe con blancos dientes
y entiende que perdió
por el momento
esta batalla.

lunes, 21 de setiembre de 2009

INTERLUDIO



El sueño me devuelve
a los lugares felices
y las certezas.
Los colores sabores y sentidos
cantan para mi
la melodía siempre nueva
de los viejos rincones
donde escondía mis tesoros
y volaban mis cometas.
Despierto y mi cama se ensancha
para cobijar mi cuerpo
en el destierro convenido
en la cárcel de esta vida
pero uso mis prerrogativas
de capitán de mi alma
y vuelvo a traer
al presente mi futuro
enriquecido
en la certeza
del destino luminoso
que me llena de promesas
y juramentos
mientras me consuela
con sueños
de lugares felices.

jueves, 27 de agosto de 2009

HAIKUS


El tiempo malo
me trae la nostalgia
odio al tiempo


Cuando sonríes
llega la primavera
a mi invierno


a medio día
tiemblo de lento frío
con sol de hielo

entro en tu ser
tu vida me recibe
y estallamos


canto de fuego
semáforo en rojo
camino verde

tus labios dulces
juntan miel y rocío
para mi boca

la esperanza
canta la dulce canción
de la fragancia

muero de hambre
de sed y de silencio
en mi desierto

viernes, 24 de abril de 2009

- CALOR DE MADERA -


A mi guitarra

Sutil compañera, entregada y obediente
respondes a mi furia de amante fiel, eterno.
Con voz de mujer resuena sensual tu respuesta
a mis dedos acariciantes
que buscan la profundidad de tu sonido.

Te abrazo a mi pecho,
como ayer,
buscando consuelo,
como hoy,
entonando las viejas canciones de amor y de guerra,
de ausencia y sueño,
amarrados a un mismo barco,
navegadores del tiempo y la distancia.

Te abrazo a mi pecho
y suspiras en mis manos
que lloran en tus cuerdas
y te cuentan bajito
que tuve un mal día
o que mentí una sonrisa,
o que busqué los ojos esquivos de la luna.

Te abrazo a mi pecho
y lloras o cantas o ríes
intuyendo o escuchando
el mensaje de mi corazón,
que apegado a tu corazón
busca tu calor de madera,
amarrando nuestros destinos,
pregrinos del mismo camino,
no importa cual,
mientras me quede voz.

- DEDALES DE ORO -




Cuento

Todos los días tenía que cruzar la vía del ferrocarril, pero desde algún tiempo lo hacía con la Angélica. Corríamos para no llegar atrasados al colegio y se le desordenaba la chasquilla y siempre me ganaba.Después de clases, regresaba solo. Pero esa vez fue distinto. Me topé con ella justo a la salida y en vez de tomar el camino de siempre, nos fuimos por la orilla de la vía férrea. Estaba llena de dedales de oro y el día estaba hermoso y jugábamos a equilibrarnos en el riel y nos reíamos de cualquier cosa. Quise cortar un dedal y ella me lo impidió, que eran muy bonitos para arrancarlos y yo seguía jugando al samurai con la regla y ella me dijo que si le hacía caso, me hacía un regalo.-Cierra los ojos. Los cierro, y siento sus labios rozando los míos. Abrí los ojos y se puso roja de verguenza.Nos fuimos en silencio hacia nuestras casas. Nos despedimos. Entré a la mía y me senté en el sillón.En ese momento, comprendí que ya era un hombre.